Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Ayer se apagaron las luces de la 62ª Seminci, una edición de contenidos más que notables al menos por lo que pude disfrutar durante mi estancia en su primera mitad y se escuchaba en el ambiente. De este modo, la Semana Internacional de Cine de Valladolid, además de consolidar su amplia historia (el segundo festival español más veterano, tras el de San Sebastián), se mantiene como uno de los mejores escaparates nacionales de cine de autor. En esta ocasión, junto a sus tradicionales secciones -Oficial, Punto de Encuentro, Tiempo de Historia y su complemento Doc.España, Spanish Cinema, Castilla y León, Cine y Vino, Seminci Joven y Miniminci-, el país invitado era Islandia, se celebraba el medio siglo de la Escuela de Barcelona, el centenario del nacimiento del cineasta galo Jean-Pierre Melville y se dedicaba un ciclo especial a los primeros trabajos de destacadas jóvenes directoras bajo el nombre de “Supernovas”. La oferta se completaba con otras proyecciones especiales, mesas redondas, exposiciones, una clase abierta sobre cine y literatura, homenajes… Con posibilidad de actividad desde las 8,30 de la mañana (hora de la primera proyección) hasta bien entrada la noche, como sucedía en el concurso Un, dos, tres, aquí la dificultad residía en qué decidías dejar ante la simultaneidad de tanta cantidad y calidad para elegir.

Aunque en posteriores publicaciones desarrollaré lo que me resultó más sobresaliente, aquí un personal paseo fotográfico por diversos escenarios y momentos del festival y su entorno.

La calle Santiago, arteria vallisoletana directa al corazón de su plaza Mayor, se decoraba de nuevo con carteles de cine, si bien la clásica alfombra roja se tornó este año verde en guiño al color corporativo de EspañaDuero como entidad patrocinadora del festival.

Un placer volver a ver engalanado al Teatro Calderón, sede principal de la Seminci, pleno de vida desde poco más de las 8 horas matinales, con público preparado para asistir a la primera proyección, integrada por un corto y un largo de la Sección oficial.

El Teatro Cervantes se incorporó este año a los espacios del certamen, junto a los Teatros Calderón, Carrión y Zorrilla, los cines Broadway, el Auditorio Miguel Delibes y el Laboratorio de las Artes de Valladolid (Lava).

Imposible para cualquier turista ajeno al cine no darse cuenta de que en la ciudad había movimiento alrededor suyo, pues muchos comercios marcaban sus entradas con estrellas con los nombres de intérpretes o cineastas con presencia en la programación del festival.

Isabel Coixet, que en 2015 clausuró la 60ª Seminci con “Nadie quiere la noche”, la inauguró este con “La librería”, una cálida adaptación de la novela homónima que nos convenció a la mayoría de asistentes. Tras mi ausencia en 2016, un placer el enlazar mi única rueda de prensa aquel año con Coixet y Juliette Binoche con la primera de este con la directora y el actor británico Bill Nighy, que manifestaron su pasión por la lectura y particular predilección por la escritora inglesa Penelope Fitzgerald (1916-2000).

Otro de mis largometrajes favoritos de este certamen fue “The party”, por lo divertido en su intenso humor negro, trepidante y brillantemente interpretado. Su responsable, la inglesa Sally Potter, también nos habló de cómo se gestó y desarrolló en una interesante rueda de prensa.

Esa rueda de prensa llevaba sello de mujer, pues Potter compartía mesa con la joven cineasta española Laura Ferrés, cuyo corto “Los desheredados” se proyectó junto a su largo. Ferrés estuvo acompañada del protagonista de su historia, su padre, inspirador y principal intérprete de un sobresaliente trabajo como testimonio de su particular experiencia de víctima de la crisis actual.
Laura y Pere Ferrés, artífices de un pequeña gran obra, entre documental y ficción, que es todo un canto a la dignidad.

Y entre otros títulos a recordar: el irónico cortometraje “Kapitalistis”, del director belga Pablo Muñoz Gómez, que nos contó cómo su punto de partida fue la figura de Papá Noel, y el drama francés “Jeune femme”, acudiendo como representante su actor de reparto Souleymane Seye Ndiaye.

Entre las actividades paralelas a destacar, por una parte, las jornadas sobre la distribución independiente, que congregaron a varios de sus principales agentes en un completo debate sobre el presente y futuro del sector.

Por otra parte, un sentido homenaje al director salmantino Basilio Martín Patino (1930-2017) en el Teatro Zorrilla, con asistencia de su viuda Pilar Doblado y de Emilio Gutiérrez Caba, Maite Conesa, José Luis García Sánchez, Charo López y Javier Angulo.

Al acto se unió Mar Sancho, Directora General de Promoción Cultural, quien entregó a Pilar Doblado la escultura, en recuerdo del festival, de una alondra voladora, símbolo del espíritu libre que siempre animó a Martín Patino.

La noche concluyó con una proyección doble: el poético ensayo audiovisual “Espejos en la niebla”, una de las últimas obras del homenajeado, y “Una película de Basilio Martín Patino”, un documental sobre su figura realizado por el toledano Juan Sánchez Borox, que lo presentó y recordó la generosidad con la que su protagonista respondió desde el comienzo a su proyecto.

Y entre proyecciones y actos públicos también tuvieron su momento dos exposiciones muy ilustrativas. Por un lado, la del fotógrafo y periodista vallisoletano Luis Laforga (1951-2013), que inmortalizó con su cámara a muchos de los grandes nombres que han pasado por la Seminci.

Por otro, la muestra “Humor y vanguardia, 20 años sin Roland Topor”, dedicada a este pintor, ilustrador, escritor y cineasta francés, fundador del Movimiento Pánico junto al dramaturgo y cineasta Fernando Arrabal y al polifacético filósofo, escritor y cineasta chileno Alejandro Jodorowsky.

 

Selección de entradas de las películas más interesantes que vi fuera de la Sección Oficial

Para finalizar, el listado completo de premios, incluyendo las motivaciones que han publicado diversos jurados, que aportan interesantes síntesis de cómo han percibido los títulos que han decidido distinguir.

Palmarés de la Sección Oficial del Jurado Internacional

The Nile Hilton incident”, un estimulante thriller políciaco ambientado en El Cairo, ha sido uno de los largometrajes triunfadores de esta edición al obtener el máximo galardón del festival: su Espiga de Oro, alzándose también su realizador y guionista, el sueco Tarik Saleh, con los premios Ribera del Duero al Mejor Director Miguel Delibes al Mejor Guion.

“The rider”, drama en torno a un joven vaquero que debe abandonar su pasión por montar a caballo, ha sido la otra película más laureada al conseguir la Espiga de Plata junto al Premio Pilar Miró al Mejor Nuevo Director, para la cineasta china Chloé Zhao, y el Premio al Mejor Actor para Brady Jandreau.

El Premio a la Mejor Actriz ha recaído ex aequo en Laetitia Dosch, protagonista de “Jeune Femme” (Montparnasse Bienvenüe), ópera prima de la realizadora francesa Léonor Serraille, y en Agnieszka Mandat-Grabka, por su papel en “Pokot” (El rastro), de la directora polaca Agnieszka Holland.

El reconocimiento a Mejor Dirección de Fotografía lo ha obtenido Ágnes Pákózdi por su trabajo en blanco y negro para el largometraje suizo “Me mzis skivi var dedamicaze” (Soy un rayo de sol en la tierra). Además, el Jurado Internacional ha decidido conceder una Mención Especial a “Human Flow” (Marea humana), documental sobre la crisis global de refugiados dirigido por el artista chino Ai Weiwei.

Dentro del apartado de cortometrajes, la Espiga de Oro se la ha llevado “Negah” (La mirada), de la directora iraní Farnoosh Samadi, y la Espiga de Plata A Drowning Man (Un hombre se ahoga), del cineasta palestino danés Mahdi Fleifel, y el galardón al Mejor Cortometraje Europeo ha sido para “Kapitalistis”, del director belga Pablo Muñoz Gómez.

Premios en otras categorías

  • Sección Punto de Encuentro:

Premio al Mejor Largometraje: “Spína” (Asco), de Tereza Nvotová. Motivación del jurado: ¿Cómo representar lo que es irrepresentable? ¿Cómo nombrar lo que es innombrable? Hemos decidido otorgar el Premio Al Mejor Largometraje a una primera película que no solamente logra sobrevivir en un terreno tan resbaladizo, sino que nos muestra cómo la sutileza, la discreción, el respeto y la distancia son los elementos esenciales de un cineasta cuando trata unos temas tan duros y conmovedores.

Mención especial al largometraje tunecino “Aala kaf ifrit” (La bella y la jauría), de Kaouther Ben Hania,  porque en el mundo árabe es mucho más difícil tratar los derechos de las mujeres en público, por su contenido político y porque la revolución nunca debe pararse.

Premio La noche del corto español: “Matria”, de Álvaro Gago.

Mejor corto extranjero: British by the grace of God” (Británicos por la gracia de Dios), de Sean Dunn, por ser una película que muestra la mejor tradición de los dramas sociales británicos pero que también hace uso de un estilo de observación casi documental debido a su maestría con los actores y las imágenes.

Mención especial al cortometraje “Awasarn sound man” (La muerte del técnico de sonido), de Sorayos Prapapan, por conseguir que parezca fácil lo que es realmente difícil: realizar una comedia desternillante que es a la vez profundamente política, además de subrayar la labor de los técnicos de sonido, quienes son frecuentemente ignorados y obviados.

  • Sección Tiempo de Historia:

Primer premio para “La libertad del diablo”, de Everardo González, citando el jurado el siguiente texto de Octavio Paz al hilo de este documental mexicano: Máscara el rostro. Máscara la sonrisa. Plantado en su arisca soledad, espinoso y cortés a un tiempo, todo sirve para defenderse: el silencio y la palabra, la cortesía y el desprecio, la ironía y la resignación. Esa máscara es nuestro verdadero rostro.

Segundo premio para “Dina”, de Dan Sickles y Antonio Santini, por su rigor en la mirada cinematográfica y por conseguir transportarnos con respeto a un mundo de afectos y cotidianidad fuera de lo corriente.

Premio al mejor cortometraje para “What happened to her” (Lo que le ocurrió a ella), de Kristy Guevara-Flanagan, por la originalidad al enfocar un rol más que secundario en las obras de ficción: el de cadáver femenino.

Mención especial para “Bayang ina mo” (Tierra natal), de Ramona S. Diaz, por acercarnos con maestría a uno de los hospitales de maternidad más activos del planeta.

  • Sección DOC.España: Premio para “Verabredung”, de Maider Oleaga y Mención especial para “Invierno en Europa”, de Polo Menárguez.
  • Premios de la Juventud:

De la Sección Oficial: “Daha”, de Onur Saylak, según el jurado porque a través del retrato psicológico del joven protagonista, se da voz a una realidad social de extrema dureza, manteniendo la tensión hasta el final hasta dejar al espectador sin aliento.

De la Sección Punto de Encuentro: “Aala kaf ifrit” (La bella y la jauría), de Kaouther Ben Hania, por su capacidad de emocionar al espectador, con una historia valiente enmarcada en un contexto machista y patriarcal tras la primavera árabe. La defensa de los derechos humanos desde una sólida interpretación hacen de la película un filme necesario para entender el estado de la sociedad tunecina.

  • Premios Castilla y León en corto: Vida y muerte de Jennifer Rockwell”, de Javier Roldán, por su cuidada construcción estética, asentada en la fotografía, la realización y el ritmo, y “Ya no te quiero”, de Francisco Hervada, por su habilidad para plasmar una historia original a través de una eficaz puesta en escena.
  • Espiga Arcoíris:

The Party”, de Sally Potter, porque la película plasma la diversidad sexual desde la normalización, integrándola en una trama coral que asume con naturalidad diferentes orientaciones del deseo entre personajes de relevancia social y política.

Mención especial para el corto de Punto de Encuentro “J´aime les filles”, de Diane Obomsawin, por exponer de una manera fresca, sencilla y didáctica, diferentes formas de exploración de las primeras relaciones homoeróticas por parte de las protagonistas.

  • Premio FIPRESCI (Federación internacional de la prensa cinematográfica): “Daha”, de Onur Saylak.
  • Blogos de Oro: L’ insulte”  (El insulto), de Ziad Doueiri, por plasmar de forma perfecta el conflicto entre Israel y Palestina a través del enfrentamiento de dos personas, convencidas de estar en posesión de la verdad, evidenciando como la ira oscurece la comprensión.
  • Premios del público promovidos por el diario “El Norte de Castilla”: “As duas Irenes” (Las dos Irenes), de Fabio Meira, de la Sección Punto de Encuentro; “L’insulte” (El insulto), de Ziad Doueiri, de la Sección Oficial.
  • Premio Sociograph a la película que más impacto ha causado en el público: “L’insulte”  (El insulto), de Ziad Doueiri.

Continuará…